Los accidentes de avión no son tan comunes como los automovilísticos. Sin embargo, cuando ocurren generalmente todos los ocupantes pierden la vida, y cuando algunos sobreviven, estos resultan gravemente heridos.

Las lesiones catastróficas se definen como aquellos daños corporales que son permanentes, de manera que afectarán al agraviado toda su vida. El tratamiento de este tipo de lesiones es costoso, y no siempre se logra una recuperación total. Es por esto que la ley permite a los individuos que sufren accidentes de esta naturaleza, exigir una indemnización por los daños, los cuales incluyen todos los gastos económicos y no económicos en los que incurra como consecuencia de las lesiones.

Si usted o alguien cercano sufre lesiones en un accidente de avión, es necesario que sea asistido por un abogado de daños personales con experiencia de Orange County Personal Injury Attorney. Nuestros abogados tienen un amplio entendimiento de este procedimiento, además de una amplia experiencia manejando casos similares, por lo que lo ayudarán a obtener la indemnización que merece.

¿En qué consisten los accidentes de avión?

La frecuencia de los accidentes de aviones comerciales es considerablemente menor que los relacionados con aviones privados. Cuando un avión comercial grande colisiona, sus cientos de ocupantes pierden la vida o sufren lesiones catastróficas. Sin embargo, existen normas de seguridad más estrictas para este tipo de aviones, con la finalidad de proteger a sus pasajeros.

Por su parte, los aviones privados sufren accidentes con mayor frecuencia que los comerciales, por lo que los vuelos privados son más peligrosos, y la mayoría de estos accidentes no se consideran importantes a menos que involucre a una persona reconocida. No obstante, la ley de California establece que la industria de la aviación privada debe indemnizar a las víctimas de estos accidentes.

Por último, los aviones de carga también suelen sufrir este tipo de accidentes. Por lo que el personal y los pilotos de un avión que sea utilizado únicamente para transportar mercancía, también tienen derecho a exigir una indemnización por los daños derivados del mismo. Si alguno de ellos ha fallecido en el accidente, sus familiares están facultados para recibir una indemnización.

¿Cuáles son los tipos de accidentes de avión que pueden causar lesiones de esta naturaleza?

Un accidente de avión puede tener varias causas, y la determinación de la misma será fundamental para identificar al responsable de los daños. A continuación, explicaremos en qué consisten los accidentes aéreos más comunes.

  1. Accidentes causados por errores del piloto. Para la emisión de la licencia de piloto, se requiere que este acumule un mínimo de 40 horas de vuelo, apruebe un examen de conocimiento, un examen médico, una prueba práctica, y tenga una autorización de la Administración de Seguridad de Transporte. Sin embargo, es posible que, aunque el piloto haya cumplido con todos estos requisitos, cometa un error durante un vuelo.

Una de las causas más comunes de los accidentes de aviones más pequeños, es la inexperiencia del piloto, ya que es necesario que este sepa cómo manejar los distintos problemas que pueden presentarse durante el vuelo, tales como; una tormenta, viento fuerte, u otras circunstancias inesperadas.

  1. Accidentes causados por condiciones climáticas adversas. Aunque los aviones de gran tamaño están capacitados para volar cuando ocurre una tormenta fuerte, esto no ocurre con los aviones más pequeños, los cuales son más tendientes a sufrir un accidente cuando el clima cambia repentinamente. Por ejemplo, cuando cae un rayo, los aviones pequeños pueden sufrir una falla eléctrica total, además de otras complicaciones que conducen a que la aeronave se estrelle.

Es por esto que los pilotos de los aviones más pequeños deben estar capacitados para comprender las distintas condiciones climáticas que puedan presentarse, ya sean anticipadas o imprevistas, de manera que puedan cambiar el curso de su viaje para evitar un accidente.

  1. Accidentes por fallas del avión. A pesar del mantenimiento que se les realiza a los aviones para cerciorarse de que se encuentran en perfectas condiciones, estos pueden sufrir fallas. Cuando se estrellan, la mayoría de los aviones comerciales causan más muertes, mientras que, en los accidentes con aviones más pequeños, los pasajeros y el personal tienen mayores probabilidades de sobrevivir.

Independientemente del tamaño de la aeronave, esta puede sufrir errores mecánicos que provoquen un funcionamiento defectuoso. Afortunadamente, en los casos de aviones más pequeños, un piloto con experiencia puede manejar esa situación y aterrizar en un área rural o imprevista. Por el contrario, esta no es una solución viable para los aviones más grandes, ya que la velocidad con la que se desplazan y su tamaño les impide aterrizar en un área de este tipo, ocurriendo un accidente trágico incluso cuando el piloto tiene una vasta experiencia. 

  1. Accidentes por complicaciones de combustible. Esta es otra causa común de los accidentes de esta naturaleza. En este sentido, si la transmisión de combustible del motor no funciona correctamente y el avión comienza a perder combustible, es posible que se estrelle. En estos casos, el accidente ocasiona lesiones catastróficas, las cuales incluyen graves quemaduras como consecuencia de que el avión suele incendiarse en el aire.
  2. Accidentes a causa de volar a baja altura. Existe una altura adecuada para volar. Cuando se vuela un avión a una altura muy baja, es muy probable que este choque con otros objetos que se encuentren en el aire. Por ejemplo, cuando un pájaro queda atrapado en el motor o la hélice del avión, este puede fallar y causar un accidente que acabe con la vida de la mayoría de los pasajeros, además de provocar lesiones catastróficas a los sobrevivientes.

¿Cuáles son los tipos de lesiones que se producen en estos accidentes?

Como señalamos anteriormente, las lesiones catastróficas son aquellas que causan un daño significativo a la víctima, provocándole una discapacidad permanente. Algunas de las lesiones de esta naturaleza que pueden derivar de un accidente de avión, son las siguientes:

  • Quemaduras. Un avión puede incendiarse cuando se desvía de la pista y choca, o cae del cielo. Debido a que estas llamas suelen ser muy intensas, es difícil extinguirlas.

Los sobrevivientes generalmente sufren quemaduras severas que en algunos casos derivan en desfiguramiento permanente. En consecuencia, deben permanecer hospitalizados por un extenso periodo y someterse a tratamientos complicados, los cuales pueden incluir intervenciones quirúrgicas.

Cuando las quemaduras causan desfiguramiento permanente, se llevan a cabo operaciones para intentar reconstruir el rostro o cuerpo del individuo. Sin embargo, es imposible lograr que luzca igual que antes, por lo que esto puede afectar psicológicamente, perjudicando gravemente su autoestima y vida personal.

Cuando las quemaduras se extienden a los órganos internos, significa que la víctima requerirá un trasplante de órganos para reemplazar los órganos afectados. Pero en algunas ocasiones, no se encuentran donantes para estos pacientes o deben esperar un tiempo considerable hasta que se encuentre el donante adecuado. Durante este período, continuará sufriendo un grave dolor y no podrá vivir su vida de la forma en que solía hacerlo.

  • Lesiones graves en la cabeza y cuello. Una gran cantidad de sobrevivientes de accidentes de avión sufren trauma cerebral y lesiones en el cuello. Las lesiones de esta naturaleza generalmente los dejan en estado vegetativo, el cual puede ser permanente.

Estas personas deben contratar a cuidadores, lo cual acarrea un gasto significativo tanto para la víctima, como para su familia. Adicionalmente, pueden sufrir disfunción cognitiva, incapacidad para mover las extremidades, y trastornos del habla; por lo que deberán depender de otras personas en todos los aspectos de su vida.

Aunque se someten a tratamientos exhaustivos, estas personas no suelen recuperarse completamente de estas lesiones, por lo que su salud mental también se ve gravemente afectada y requieren un tratamiento psicológico prolongado.

  • Lesiones de la médula Los accidentes de avión comúnmente causan lesiones de la médula espinal, las cuales provocan parálisis.

La parálisis puede comenzar desde el cuello o el torso. Cuándo comienza desde el cuello, impide al agraviado utilizar cualquier parte de su cuerpo. Debido a que la persona pierde sensibilidad en el resto de cuerpo, no tendrá control de su vejiga o evacuación intestinal, por lo que tendrá que usar un catéter y pañales. Adicionalmente, su cuidador debe estar presente en todo momento para limpiarlo, cambiarlo, alimentarlo, y ayudarlo en todo lo que necesite.

Mientras que, si sufre una parálisis parcial, sólo perderá sensibilidad en algunas partes de su cuerpo. Por ejemplo, es posible que no pueda volver a caminar nuevamente, pero sí usar sus manos; de manera que estas lesiones son menos graves y podrá aprender a ser independiente con el tiempo.

Las lesiones de esta naturaleza también pueden ocasionar otros tipos de complicaciones, tales como; dolor crónico, espasmos exagerados, o problemas respiratorios y circulatorios. Su tratamiento suele ser extenso, y algunos de estos daños pueden ser permanentes.

  • Amputaciones. Las amputaciones que resultan de los accidentes de avión pueden producirse en el momento en que el avión se estrella, o posteriormente a causa del daño sufrido. En algunas ocasiones, el impacto produce la dislocación de las extremidades o el desprendimiento de éstas del resto del cuerpo. En otras, los huesos de estas partes del cuerpo se destruyen de tal forma que ninguna cirugía reconstructiva puede recuperarlas.

Esto puede traumar psicológicamente a la víctima, la cual experimentará un dolor insoportable hasta que aprenda a utilizar la prótesis para reemplazar la extremidad perdida.

  • Pérdida de la visión. El accidente puede hacer que la víctima pierda la visión. Dependiendo de la lesión, algunos la pierden permanentemente, mientras que otros la recuperan luego de cierto tiempo.

También es posible que la víctima se someta a una serie de cirugías para corregir su vista, pero no la recupere completamente. De manera que deberá aprender a caminar y realizar las actividades de la vida diaria sin poder ver, teniendo que depender de otros para muchas de estas. Esto puede causarle un trauma psicológico, por lo que necesite recibir terapia por un tiempo significativo.

  • Pérdida de la audición. El estruendo del avión al estrellarse puede provocar que la víctima pierda la audición permanentemente. Debido a que no podrá escuchar a los demás, tendrá que aprender cómo comunicarse en lenguaje de señas. Esta discapacidad puede afectarlo psicológicamente de forma significativa por el resto de su vida.
  • Muerte. En la mayoría de los accidentes de avión, los pasajeros pierden la vida. Aunque la muerte no es una lesión, es un resultado catastrófico del accidente, el cual será traumático y devastador para sus seres queridos. Es por esto que la ley les permite a los familiares de la víctima recibir una indemnización por esta pérdida.

¿Cuál es el costo derivado de estas lesiones?

Como señalamos anteriormente, las lesiones catastróficas requieren un extenso tratamiento y hospitalización por un periodo prolongado, durante el cual la mayoría de las víctimas no son capaces de retomar sus actividades laborales debido a la gravedad de las lesiones sufridas, además de no poder cuidar de sí mismas. Además, el costo del tratamiento, la terapia psicológica, el servicio de las enfermeras, entre otros; pueden afectar gravemente su situación económica.

Algunos de los gastos relacionados con lesiones catastróficas, son los siguientes:

  • Cuidados médicos.
  • Costos de servicios de enfermería.
  • Medicamentos.
  • Terapia física y ocupacional.
  • Psicoterapia.
  • Equipos médicos; tales como sillas de ruedas, cama de hospital, elevador de pacientes, entre otros.
  • El costo de la remodelación de su vivienda para adecuarla al traslado de la silla de ruedas.
  • Incapacidad de generar ingresos.
  • Salarios perdidos.
  • Estrés.
  • Dolor y sufrimiento.
  • Desfiguración permanente.

Las consecuencias de las lesiones catastróficas pueden perdurar independiente del tiempo que haya transcurrido desde el accidente. Por ejemplo, cuando la víctima sufre lesiones de la médula espinal, puede desarrollar problemas respiratorios mucho tiempo después del accidente. Mientras que las víctimas que sufren lesiones cerebrales traumáticas, pueden enfrentar dolores de cabeza crónicos, pérdida de memoria o alteraciones cognitivas, lo cual dificulta que puedan mantener un empleo.

Aunque el agraviado tiene derecho a ser indemnizado por estos gastos, en algunas ocasiones el monto que se le concede no es suficiente para cubrir todos los daños. Por lo que es fundamental que un abogado competente exija esta compensación en su nombre, ya que este se asegurará de que usted reciba el monto que merece.

¿Qué establece la ley de California con respecto a la responsabilidad en los accidentes aéreos?

Los sobrevivientes y los familiares de los fallecidos en el accidente, suelen preguntarse quién debe asumir la responsabilidad por todos los daños derivados del mismo. Por lo que deben tener en cuenta que, tras la interposición de una demanda por daños y perjuicios, se debe determinar quién fue el responsable, lo cual se realiza de dos formas distintas:

  1. Negligencia. Cuando un avión se estrella, la investigación de la causa puede durar meses, lo cual significa que las víctimas del accidente deben esperar mucho tiempo para ser resarcidos por los daños. Independientemente de las acciones legales, La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) y la Administración Federal de Aviación (FAA), están interesadas en conocer la causa y cómo prevenir un accidente similar en el futuro.

Cuando el siniestro involucra a un avión comercial, existe un mayor deber de cuidado por parte del propietario del mismo, quien tiene la obligación legal de mantener a los pasajeros a salvo. Por lo que este será el responsable de los daños que se produzcan. Mientras que cuando se trata de aviones privados, se lleva a cabo una investigación para determinar si existió negligencia de parte del piloto o del propietario de la aeronave.

En caso de demostrarse la negligencia, esta puede deberse a errores cometidos por el piloto, el propietario del avión, el fabricante, la compañía de mantenimiento, o el gobierno federal.

Con respecto a este último, es importante mencionar que el gobierno federal es el responsable de emplear a los controladores de tráfico aéreo que guían y dirigen a los pilotos durante el vuelo y el aterrizaje. Si estos cometen un error, es posible que el avión sufra un accidente. Por lo que el gobierno será el responsable de indemnizarlo por los daños.

  1. Responsabilidad estricta del producto. Cuando el accidente se debió a una falla mecánica o del equipo que compone el avión, es posible que pueda demandar la responsabilidad estricta del producto. En tal caso, el responsable puede ser el fabricante de la pieza del avión que haya estado defectuosa.

En estos casos, en la demanda suelen indicarse los siguientes defectos:

  • Defectos en el diseño. Suele alegarse cuando una pieza causa problemas debido a la forma en que fue diseñada. De manera que, a pesar de que se utiliza para el fin previsto, no funciona adecuadamente.
  • Defectos en la comercialización. Tiene lugar cuando la pieza no incluye las instrucciones o advertencias debidas, lo cual contribuye a que ocurra el accidente.
  • Defectos en la fabricación. Ocurre cuando el diseño del producto era seguro, pero se fabricó incorrectamente en la etapa de producción. De manera que el resultado final no coincide con el diseño.

Los aviones están compuestos de varias piezas de distintos fabricantes. Tras la investigación, se indicará cuáles piezas causaron el accidente, de manera que se pueda identificar a su fabricante.

¿Cuáles son los daños por los que puede ser indemnizado?

Tras el accidente aéreo, los daños y perjuicios por los que el agraviado puede exigir una indemnización, son los siguientes:

  1. Daños compensatorios. Son aquellos que tienen el propósito de resarcir a la víctima por los gastos en los que incurrió como consecuencia de las lesiones sufridas, estos se calculan fácilmente y deben reclamarse con los documentos que los respalden. Algunos de ellos son los siguientes:
  • Gastos médicos. Incluye el costo del tratamiento, procedimientos quirúrgicos, equipos médicos, medicamentos prescritos, prótesis de extremidades, y el costo del transporte para acudir a la consulta con su médico. Además, abarca los gastos médicos en los que se estima que incurrirá en el futuro por las lesiones derivadas del accidente.
  • Salarios perdidos. Mientras el agraviado se recupera de sus lesiones, no podrá cumplir con sus obligaciones laborales. De manera que, estos son aquellos ingresos pasados que ha perdido como consecuencia de las lesiones hasta la fecha de la indemnización, e incluyen salarios, ingresos por trabajo independiente, bonos, comisiones, y horas extraordinarias.
  • Pérdida de la capacidad de generar ingresos. En la mayoría de los casos, las personas que sufren lesiones catastróficas quedan impedidas para trabajar permanentemente. De manera que este daño consiste en la pérdida de su capacidad de producir ganancias en el futuro.
  • Gastos funerarios. Los familiares de los fallecidos en el accidente son resarcidos por el costo de su entierro.
  1. Daños no compensatorios. Son aquellos que no tienen un valor económico intrínseco, e incluyen los siguientes:
  • Daño moral. Para ser indemnizado por el daño moral, debe demostrar que el accidente le afectó psicológicamente; lo cual puede incluir haberle causado trauma, insomnio, ansiedad, temor, estrés, o dolor emocional.
  • Dolor y sufrimiento. Consiste en el dolor físico ocasionado por las lesiones sufridas en el accidente. Aunque no es cuantificable, se realiza una estimación del mismo.
  • Pérdida del consorcio. Es aquella indemnización que se le concede al cónyuge o a los hijos de la víctima por la pérdida de la compañía de su ser querido, cuando las lesiones sufridas por este impiden que pueda demostrar afecto de la misma forma que antes.
  • Daños punitivos. Su propósito es castigar al demandado por su negligencia y evitar que incurra nuevamente en la misma conducta.

¿Cómo contratar abogados penalistas que estén cerca de mí?

Aunque los accidentes de avión no son frecuentes, cuando ocurren pueden dejar a los sobrevivientes gravemente lesionados y con gastos significativos. Por lo que exigir una indemnización los ayudará a aminorar el daño económico, además de contribuir a que puedan costear los tratamientos para recuperarse lo más pronto posible de las lesiones sufridas.

En el bufete Orange County Personal Injury Attorney, ubicado en Orange County, California; podemos ayudarlo a obtener la indemnización que merece. Nuestros abogados cuentan con un amplio conocimiento legal, además de la experiencia necesaria tras haber manejado una gran cantidad de casos similares.

Si ha sufrido un accidente de avión, contáctenos llamando al 714-876-1959, para ser asesorado por un abogado del bufete Orange County Personal Injury Attorney, ubicado en Orange County, California.