Cuando el pasajero de un vehículo, peatón, conductor, o cualquier otro usuario de la vía resulta involucrado en un accidente con un autobús, es posible que su vida cambie para siempre. Los accidentes de esta naturaleza suelen ser graves y la magnitud de las lesiones y los daños derivados de los mismos se deben al gran tamaño del autobús en comparación a los vehículos contra los cuales colisiona. Es por esto que las víctimas de este hecho tienen el derecho de recibir una indemnización del responsable, la cual los ayudará a recuperar los costos de su recuperación de las lesiones, además de la reparación o el reemplazo de sus bienes.

Si usted o alguien cercano sufre lesiones en un accidente de esta naturaleza, lo primero que debe hacer es contratar a un abogado de daños personales competente de Orange County Personal Injury Attorney. Nuestros abogados tienen un amplio entendimiento de este procedimiento, además de una amplia experiencia manejando casos similares, por lo que lo ayudarán a obtener la indemnización que merece.

A continuación, conoceremos cuáles son los factores que pueden aumentar la probabilidad de que gane el caso, además de algunas recomendaciones para tal fin. 

  1. Determinar quiénes son los responsables. Uno de los factores más importantes para obtener un resultado favorable es la identificación de quiénes son los responsables y por lo tanto deben ser los demandados, lo cual evita el retraso del procedimiento judicial. Esto se debe a que el caso puede ser desestimado cada vez que se demanda a la persona incorrecta. En este sentido, su abogado lo ayudará a examinar los hechos que conllevaron al accidente de bus, para de esta forma establecer quién fue el culpable de lo ocurrido.

Generalmente, se requiere que el demandado haya actuado con negligencia para ser responsable. Dado que la parte responsable tiene el deber de garantizar la seguridad de los pasajeros y otros usuarios de la vía en las demandas por daños y perjuicios derivados de un accidente de autobús, el responsable suele ser uno de los siguientes:

  • El conductor del autobús.
  • El gerente de la empresa de autobuses que mantiene el autobús en cuestión.
  • Otros automovilistas.

Aunque estos son los principales individuos que debe incluir en una demanda de indemnización, su abogado puede sugerir demandar por la responsabilidad compartida de cualquier otra persona que haya estado involucrada en los hechos que condujeron al accidente. Por ejemplo, si el conductor del autobús manejó el bus negligentemente, pero el accidente se debió a una falla en los frenos que se atribuye a la falta de mantenimiento, tanto el conductor como la compañía de mantenimiento serán responsables ante el tribunal.

Si el demandado es un particular, será más sencillo que obtenga la indemnización que merece, ya que este será el responsable directamente, y puede acceder fácilmente a los fondos requeridos para indemnizarlo al solicitarlo a su compañía aseguradora. Pero si esta reclamación va en contra de la política de la compañía, usted aún puede exigir al demandado que le pague personalmente.

Sin embargo, cuando el demandado en su caso es el organismo público a cargo de la industria de autobuses comerciales, el juez debe establecer la responsabilidad conforme a una serie de directrices específicas.

  1. Determine cuáles son las lesiones por las que exigirá la indemnización. Las víctimas de los accidentes de bus pueden sufrir varias lesiones graves dependiendo de la naturaleza del impacto. Cuando esto ocurre, estas lesiones pueden ocasionar un daño físico permanente. Entre ellas, se encuentran las siguientes:
  • Lesiones de la médula espinal.
  • Lesiones cerebrales traumáticas.
  • Fracturas.
  • Amputaciones.

Además, la mayoría de las lesiones pueden tener complicaciones con el transcurso del tiempo, aunque parezcan menores durante el tratamiento. Por lo que debe asegurarse de incluir todos los daños físicos derivados del accidente en la demanda y presentar las evidencias que lo respalden. En este sentido, los abogados deben cerciorarse de que los clientes adquieran todos los documentos médicos pertinentes que puedan utilizarse como prueba ante el tribunal, los cuales pueden incluir; los informes médicos y las copias de las radiografías, resonancias magnéticas, y tomografías computarizadas.

Además de estos documentos, debe saber si su lesión puede desencadenar en una condición física permanente, y si debe recibir tratamiento médico continúo para lograr una recuperación completa. Esta información será útil para su caso debido a que tiene derecho a una indemnización económica mayor si sufre una lesión grave que sea permanente. Además, tener un entendimiento del daño físico que ha sufrido le otorga credibilidad ante el juez.

  1. Identifique los daños que puede reclamar. Para que su caso sea contundente y exista una gran posibilidad de ganar, es necesario que trabaje conjuntamente con su abogado en decidir cuáles daños puede exigir. Debido a que la indemnización tiene el propósito de restablecer su estilo de vida antes de accidente, los argumentos que su abogado presente ante el tribunal debe ser transparentes y tener un fundamento legal correcto en base a los hechos ocurridos, de manera que evite que sean refutados por la contraparte y pueda ganar el caso.

Tras el accidente, los daños y perjuicios por los que el agraviado puede exigir una indemnización, son los siguientes:

  • Daños compensatorios. Son aquellos que tienen el propósito de resarcir a la víctima por los gastos en los que incurrió como consecuencia de las lesiones sufridas, estos se calculan fácilmente y deben reclamarse con los documentos que los respalden. Algunos de ellos son los siguientes:
  • Salarios perdidos. Si sufre una lesión grave que le impide cumplir con sus obligaciones laborales durante cierto tiempo, entonces puede reclamar una compensación por los salarios perdidos.

Para ello, es necesario que el daño sea el resultado directo del accidente. De manera que, si otros factores incidieron en la pérdida de estos salarios, para su abogado será difícil demostrar que esta fue una consecuencia directa del accidente y que por lo tanto el demandado es el responsable, ya que el juez debe adherirse a pautas estrictas para determinar que se cumple con el requisito de la causalidad. Por ejemplo, si luego de estas lesiones, su jefe introdujo nuevas pautas adaptadas a su estado de salud y usted se negó a aceptarlas, el juez no considerará que el demandado es el responsable de que usted no percibiera sus salarios.

  • Pérdida de la capacidad de generar ingresos. Este daño consiste en la pérdida de su capacidad de producir ganancias en el futuro y se produce cuando las lesiones sufridas en el accidente le impiden trabajar permanentemente.
  • Gastos médicos. Las víctimas de accidentes de esta naturaleza deben ser atendidas por un médico con el fin de que este identifique las lesiones que sufrieron y pueda comenzar a tratarlas. Durante este tratamiento, es posible que deba pasar días, semanas, o incluso meses en el hospital bajo observación. Además, aunque no siempre es necesario someterse a una cirugía, el alto impacto de la colisión puede haber ocasionado lesiones graves que requieran un procedimiento quirúrgico.

También es posible que requiera supervisión médica constante, conjuntamente con fisioterapia y ejercicios cerebrales, en el caso de los que han sufrido lesiones cerebrales traumáticas.

Por otra parte, se le prescribirán medicamentos mientras se recupera, los cuales pueden no ser cubiertos por su seguro. Es por esto que cuando reclame la indemnización por todos estos costos, su abogado debe presentar ante el tribunal el informe fiscal completo. Es importante destacar que la credibilidad de su caso recaerá fundamentalmente en la transparencia reflejada en la declaración fiscal. Por lo que debe guardar todos los recibos y recetas médicas para evitar que se cuestionen en el procedimiento.

Adicionalmente, debe cerciorarse de entregar los documentos originales a su abogado, con la finalidad de aumentar la credibilidad de las evidencias presentadas, siendo recomendable que organice tales documentos en una carpeta. Pero recuerde tener varias copias de estos documentos originales para prever cualquier pérdida o daño.

  • Daños a sus bienes. Si era un automovilista que fue golpeado por un autobús, debe exigir el resarcimiento del daño producido a sus bienes. Para ello, es necesario que contrate a un evaluador profesional que se encargue de estimar el valor de los mismos y posteriormente, utilice el informe de evaluación para respaldar su demanda. Esto puede ayudar a aumentar su credibilidad, además de evitar que los demandados refuten los montos exigidos.

Es importante destacar que los demandados suelen involucrar a un ajustador de seguros para que este determine el monto por el cual usted debe ser indemnizado. Por lo que es necesario que se defienda argumentando la inexperiencia de tal ajustador y solicite la presencia de su abogado.

  • Muerte por negligencia de un ser querido. Los familiares de los fallecidos como consecuencia del accidente de autobús están facultados para exigir una indemnización por su muerte. Esto incluye a sus hijos, cónyuges, nietos, y sobrinos. Por lo que es necesario que cualquiera de estos contacte a un abogado para demandar a los responsables.

Para reclamar una indemnización de muerte por negligencia, la ley requiere que el interesado demuestre que dependía directamente del difunto, y que este último era el proveedor principal de su familia o estaba involucrado en el sustento del demandante, lo cual puede incluir, que pagaba sus gastos educativos o cubría otros de sus pagos esenciales.

  • Daños no compensatorios. Son aquellos que no tienen un valor económico intrínseco, e incluyen los siguientes:
  • Daño moral. Para ser indemnizado por el daño moral, debe demostrar que el accidente le afectó psicológicamente; lo cual puede incluir haberle causado trauma, insomnio, ansiedad, temor, estrés, o dolor emocional.
  • Dolor y sufrimiento. Consiste en el dolor físico ocasionado por las lesiones sufridas en el accidente. Aunque no es cuantificable, se realiza una estimación del mismo.
  • Pérdida del consorcio. Es aquella indemnización que se le concede al cónyuge o a los hijos del agraviado por la pérdida de la compañía de su ser querido, cuando las lesiones sufridas por este impiden que pueda demostrar afecto de la misma forma que antes y gozar de los demás beneficios de tal vínculo.

Además, el cónyuge puede reclamar la pérdida del compañerismo y exigir un pago por los costos de los servicios adicionales que requerirá de ahora en adelante por no contar con la ayuda del fallecido en la crianza de sus hijos y las obligaciones que ahora debe asumir sólo. Para lo cual, debe especificar el costo de cada uno de ellos. Por ejemplo, los servicios de niñeras o limpieza del hogar.

  • Daños punitivos. Su propósito es castigar al demandado por su negligencia y evitar que incurra nuevamente en la misma conducta.
  1. Obtener la suma total de la indemnización. En la mayoría de los accidentes de autobús, el juez le ordena al demandante reunirse con el ajustador de seguros del demandado y acordar un monto razonable. Esto ocurre cuando no hay duda sobre los hechos desde el comienzo del procedimiento, o cuando el demandado acepta la responsabilidad total por los daños.

Pero incluso si el juez obliga al demandado a pagarle la indemnización, el ajustador se esforzará en reducir el monto que podrá recibir. Por lo tanto, la ayuda de su abogado de daños personales durante las negociaciones con el ajustador de seguros incidirá significativamente en el monto que recibirá, ya que al ser un profesional capacitado, este podrá identificar las estrategias del ajustador para perjudicar y logrará que usted reciba el pago que merece.

  1. La prueba de la negligencia del demandado. En el juicio, su abogado debe demostrar que el demandado actuó negligentemente, lo cual causó el accidente de autobús. Para determinar que existió negligencia, se analizará el cumplimiento de los principios descritos en la Ley de Responsabilidad Civil, la cual establece que, es necesario que el demandado haya tenido un deber de cuidado con respecto al demandante, y que su incumplimiento de tal deber haya conducido a los daños sufridos por este último. Si su abogado logra probar estos elementos en relación con el accidente, se declarará que el demandado es el responsable y obtendrá un resultado favorable.

A continuación, explicaremos a detalle los aspectos esenciales que debe probar su abogado para ganar su caso.

  • Deber de cuidado. De conformidad con el Código Vehicular de California, cualquier persona que esté conduciendo un vehículo, debe tener la máxima discreción y cuidado. Por lo tanto, el conductor debe cumplir con las normas de tránsito consagradas en dicho texto legal y aplicar sus habilidades profesionales en la vía. Por otra parte, los conductores de autobuses comerciales que trabajan para una escuela o transporte de cercanías, deben ejercer un cuidado adicional debido a que trasladan a una gran cantidad de pasajeros.

Si bien la mayoría de los accidentes tienen lugar cuando un autobús colisiona con otro vehículo o se sale de la vía y se vuelca, puede exigir una indemnización por aquellos accidentes que resultan de actos negligentes del conductor del autobús, entre los cuales se incluye; que este actúe de una forma no profesional, contrariando las normas que rigen a los que ejercen este oficio.

Si sufrió el accidente siendo un peatón, puede alegar varios artículos que consagran el derecho de que se les ceda el paso cuando cruzan la calle, con lo cual se impone un deber de cuidado al conductor del autobús.

  • El incumplimiento del deber de cuidado. Un incumplimiento consiste en actuar de forma contraria a lo establecido en ley, poniendo en riesgo a usted mismo o a otros individuos. En los casos de los accidentes de autobuses, la responsabilidad suele recaer en el conductor por perder el control del vehículo o actuar intencionalmente con la finalidad de causar daños a un pasajero.

Los incumplimientos por parte de los conductores de autobuses que provocan accidentes, se consideran actos peligrosos que en muchos casos transgreden las políticas que rigen la compañía de autobuses, o el organismo administrativo para el cual trabajan.

Generalmente, tal incumplimiento del deber de cuidado es causado por conducir a exceso de velocidad en la vía, infringir la señalización, o distraerse enviando mensajes de texto o hablando por teléfono. Por lo que el abogado deberá demostrar que el demandado incurrió en una de estas conductas u otra conducta ilegal para que se determine que existió este elemento.

El abogado también puede alegar y probar que el conductor llevó a cabo otras acciones que eran capaces de poner en peligro a los pasajeros y causar un accidente grave, tales como; recoger o dejar a un pasajero en un área no autorizada de la vía, cerrar las puertas del autobús mientras un pasajero se subía, o arrancar sin cerciorarse de que los pasajeros estaban sentados.

Para que el argumento que se presenta ante el juez sea contundente y se declare la responsabilidad del demandado, este debe estar respaldado por evidencia cierta. Además de estar fundamentado legalmente. El abogado también puede presentar testigos que declaren sobre la conducta negligente del conductor.

En aquellos casos en que otro automovilista estuvo involucrado, se deberá demostrar que este también transgredió las normas de tránsito estipuladas para prevenir los accidentes.

  1. Aplicar la regla de la negligencia comparativa. La ley del estado de California se rige por la regla de la negligencia comparativa para determinar la responsabilidad en demandas por accidentes. Esta consiste en que podrá ser indemnizado por los daños derivados del hecho si fue parcialmente responsable del mismo. Sin embargo, el monto de la indemnización que recibirá será menor, y dependerá del porcentaje de culpa de cada parte involucrada. Esto significa que el porcentaje de los daños por los cuales será indemnizado será el equivalente al porcentaje de culpa de las otras partes. Por ejemplo, si tuvo el 30% de responsabilidad por ocasionar el accidente automovilístico y una persona que conducía ebria contribuyó el 70%, podrá ser resarcido por el 70% de los daños.

Sin embargo, su abogado puede demostrar que su conducta negligente no fue intencional, lo cual puede contribuir a que se incremente el porcentaje de la indemnización a la que tiene derecho.

  1. Dar una buena impresión. Además de las técnicas legales que pueden ayudarlo a ganar un juicio civil, debe cerciorarse de realizar todo lo posible por darle una buena impresión al juez. De manera que es fundamental que se presente de manera cordial, y se mantenga en calma cuando el abogado del demandado lo contrainterrogue.

Además, debe realizar su mayor esfuerzo en evitar llorar y emocionarse mientras testifique, debido a que esto puede hacerlo olvidar detalles importantes de los hechos. Esto suele suceder especialmente cuando el accidente fue traumático y el agraviado intenta recordar lo ocurrido.

Por otro lado, tener la mente despejada también lo ayudará a detectar discrepancias en las declaraciones del demandado, las cuales puede alegar posteriormente para favorecer su caso.

Por último, para lograr dar una buena impresión también es importante adherirse al plazo consagrado en la ley para la interposición de la demanda, con la finalidad de evitar complicaciones al reclamar la indemnización. En este sentido, la ley de California establece que el plazo de prescripción en estos casos es de 2 años desde la ocurrencia del accidente de autobús. Esta es una de las razones por las cuales es conveniente que contacte a un abogado lo antes posible, de manera que este pueda presentar la demanda oportunamente y evite que el juez cuestione la urgencia de la indemnización que reclama.

¿Cómo contratar abogados penalistas que estén cerca de mí?

Cuando ocurre un accidente de autobús, puede dejar a los sobrevivientes gravemente lesionados y con gastos significativos. Por lo que exigir una indemnización los ayudará a aminorar el daño económico, además de contribuir a que puedan costear los tratamientos para recuperarse de las lesiones sufridas lo más pronto posible.

En el bufete Orange County Personal Injury Attorney, ubicado en Orange County, California; podemos ayudarlo a obtener la indemnización que merece. Nuestros abogados cuentan con un amplio conocimiento legal, además de la experiencia necesaria para ganar su caso, tras haber ayudado a una gran cantidad de clientes con casos similares.

Si ha sufrido un accidente de bus, contáctenos llamando al 714-876-1959, para ser asesorado por un abogado del bufete Orange County Personal Injury Attorney, ubicado en Orange County, California.